Fetransa manifiesta el enfado del sector por la inclusión de las 44 Toneladas en el Plan de impulso a la Industria de la Automoción

44 toneladas

Fetransa manifiesta el enfado del sector por la inclusión de las 44 Toneladas en el Plan de impulso a la Industria de la Automoción

La Federación Española de Transporte Discrecional de Mercancías (FETRANSA), en la que está integrada ATA, ha recogido el profundo malestar del sector del transporte por la inclusión del aumento de capacidad de carga hasta 44 Toneladas y de altura hasta 4,5 metros incluido en el Plan de impulso de la cadena de valor de la Industria de la Automoción presentado por el gobierno.

 

44 Toneladas. Una vez más se prima a un determinado sector como es el de la automoción ninguneando y atacando a otro como el del transporte, y más cuando nos encontramos en un escenario muy dramático por las consecuencias del estado de alarma. Y especialmente grave es la actitud del Gobierno, que por un lado ha estado ensalzando la labor de un sector al que ha considerado esencial y que ha estado especialmente involucrado en la lucha por sacar el país adelante, y por otro presenta un plan haciendo oídos sordos a todas las reivindicaciones de los transportistas e incumpliendo su promesa de no actuar hasta que ambos interlocutores principales en la cadena, cargadores y transportistas, llegasen a acuerdos. No se trata de subir topes en pesos hasta las 44 Toneladas y dimensiones para aumentar capacidades, antes hay que hacer estudios técnicos, de seguridad vial, de infraestructuras, de normativa europea, de impacto humano y social en las empresas y autónomos del transporte, y poner de acuerdo a los verdaderos intervinientes en el proceso.

 

Estas medidas no son decisión de un día, y en la pasada reunión de 4 de junio entre el Ministro de Transportes y el Comité Nacional, y a pesar de la clara y relacionada exposición de medidas estructurales y coyunturales que necesita el sector para poder sobrevivir, nada se dijo por parte del ministro. Desde el inicio de esta crisis, no sólo no hemos recibido ningún gesto de apoyo, más allá de frases de agradecimiento, sino más bien todo lo contrario. Dia a día vamos conociendo novedades en contra del sector: en algunos territorios quieren imponer la euroviñeta; el problema de las ITV sigue sin resolverse y las prórrogas dadas favorecen a los centros de inspección en perjuicio de los transportistas; los conductores siguen realizando labores de carga y descarga, etc; y la última, la imposición de las 44 Toneladas.

Nos sentimos engañados, y por tanto, en próximas reuniones del Comité Nacional, habrá que estudiar la posibilidad de verse abocados a un inminente estado de conflicto.

 

Un sector esencial no merece este trato y estos olvidos por su gobierno.